martes, 6 de enero de 2015

EL PARADOR DEL NORTE (1910-1951)

    Nos centramos en la parte final de la vida del Parador del Norte que comenzó a finales del siglo XIX como Posada. Alrededor de 1897 llega a Segovia procedente de Torre Val de San Pedro, Francisco Contreras Jimeno, trabajando de arriero, y hacia 1904 junto con su esposa Victoria Santiuste García se encargan de la Posada del Norte y residen en ella, aunque su propietario es el ingeniero industrial Mariano Blanco, vecino de Madrid.

     El establecimiento se encontraba en la confluencia de la carretera de Boceguillas y la de Segovia a Villalba (después carretera de San Ildefonso). Hemos marcado en rojo las dos naves de una sola altura que había circa 1910. En el mismo edificio se encontraba el veterinario Tomás Gómez Olalla de modo que en la puerta principal se puede ver, en algunas imágenes, un potro de herrar.


      Durante cinco años Francisco Contreras y su esposa se mantienen encargados de la Posada, pero el negocio parece que va en aumento, compran el edificio y encargan el proyecto de una amplia reforma al arquitecto Benito de Castro en agosto de 1915. El proyecto Reforma interior y elevación de alturas que se ejecuta con pequeñas variantes, transforma la fachada entre carreteras, haciendo un bajo y una primera planta en la cual se pueden contar hasta veinte habitaciones todas con ventana a la carretera de San Ildefonso o al patio interior.


      Todo ello lo podemos ver reflejado en dos fotografías del Catálogo Monumental de Segovia realizadas circa 1918. Una tomada desde el inicio de la carretera de San Ildefonso


y otra tomada desde la calle de Cervantes hacia el Acueducto, en la cual podemos leer el cartel de Gran Parador del Norte entre los arcos.


     El establecimiento prospera en los años siguientes y en el programa de fiestas de junio de 1922 hay un anuncio en el que podemos comprobar que el Gran Parador del Norte tiene hasta teléfono. Está situado oficialmente en la carretera de Boceguillas número 6 y empiezan a utilizarse los automóviles para el transporte de viajeros a la provincia.


     Al año siguiente con el aumento del número de automóviles y autobuses, Francisco Contreras encarga un proyecto al arquitecto F. Javier Cabello de un garaje y cerramiento del patio interior en febrero de 1923 que inmediatamente se hizo realidad. El garaje de forma trapezoidal de 21 m de largo y una anchura de 15 a 13 m, con cinco ventanas de arco a la carretera de Boceguillas lo podemos ver en una imagen de Loty desde la carretera de Arévalo siete años después.


      En 1927 el transporte de viajeros en autobuses a la provincia sigue aumentando (ya en 1926 La Serrana tenía un garaje propio, justo en frente) y entre el Parador del Norte y el Parador del Acueducto, un poco más arriba, formaban entre ambos prácticamente una gran estación de autobuses, de modo que el lugar siempre estaba animado.

      Pero hacia 1928 todavía se mantenían ampliamente los carruajes de caballerías, se soltaban los carros y se aparcaban a la puerta del Parador. Justo en la carretera de Boceguillas, junto al Parador del Norte, había un surtidor de gasolina que se mantuvo después de derribar el Parador, hasta 1961.


     Hacia 1930 el Parador del Norte desde la carretera de San Ildefonso hacia el Acueducto se podía ver así. Siete habitaciones tenían sus ventanas exteriores hacia esa carretera.


      Con la llegada de la República la zona empezará a urbanizarse, una primera vivienda cerca de la curva, que se terminará a finales de 1931 y hacia 1932 desde el mirador de el postigo en un claro día el cerro se podía ver así:


       Poco después, Francisco Contreras tiene más de cincuenta años y en 1934 fallece de modo que se encarga del Parador del Norte su sobrino Félix Santiuste de la Calle. En esos años tenían su salida y llegada en el Parador varias empresas de transporte de viajeros: La Radical a Madrid y a Sepúlveda, que después de la guerra se llamaría La Sepulvedana S.L., Galo Álvarez a Valladolid, Cuéllar y Fuentidueña, Rafael Arribas a Rebollo.


     Pasada la guerra civil el Parador deja su contribución industrial como Fonda y se dedica a Restaurante manteniendo toda su función de Parador para empresas de transporte de viajeros. En la década de 1940 en toda la zona era un restaurante con mucha capacidad y así por ejemplo, pagaba más contribución a Hacienda que establecimientos del Azoguejo como Cándido o Duque. Las empresas de autobuses, a las anteriores salidas de la década anterior, habían aumentado destinos como a Aranda de Duero, Ayllón, La Granja y Sauquillo.

     Es decir, que en los años cuarenta la zona se seguía manteniendo tan animada como anteriormente. Así lo podemos ver en una imagen realizada hacia 1946 con un autobús aparcado a la puerta del Parador del Norte y otro accediendo hacia el garaje.


       Según va pasando el tiempo la muerte del Parador se va acercando. Podemos ver el Gran Parador del Norte en esta imagen del fotógrafo Río de 1947 que se utilizó para no conceder el permiso de construcción de una vivienda y tienda en el triángulo señalado en rojo por parte de la Jefatura de Obras Públicas de Segovia.


     Pero veámoslo lo más cerca posible tomada la imagen desde el Acueducto, algún día de mayo por la tarde, con toda la proyección del Acueducto sobre el Parador.


      Hacia 1949 se aprueba el proyecto Acondicionamiento del acceso a la ciudad de Segovia por el C.N. 601 de Madrid a León por parte del Ministerio de Obras Públicas y las obras fueron adjudicadas el 31 de enero de 1950. De modo que hacia finales de 1950 muy probablemente los dueños del Parador del Norte reciben la notificación de la expropiación forzosa.

      En 1951 como Félix Santiuste de la Calle hizo el pago de la contribución industrial debió mantener su explotación los tres primeros meses, pero ya a finales de marzo de 1951 las salidas de las empresas de transporte de viajeros se trasladan a la calle Fernán García 17 (frente al Acueducto) y lo anuncian públicamente en el periódico, por lo cual deducimos que sobre abril o mayo de 1951 se hace la demolición. Por último, hacia finales del verano de 1951, podemos ver esta espectacular imagen aérea donde poco antes estaba el Gran Parador del Norte.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Esta entrada se la dedico a Isabel, archivera del Archivo Municipal de Segovia, que este verano me comentó que sería bueno aclarar la diferente situación entre el Parador del Norte y el del Acueducto.
       Todo ha sido posible gracias a:
El Acueducto en la fotografía. Colección Sáez-Laguna. Edita Ayuntamiento de Segovia. Segovia, 2009.
Catálogo Monumental de España (1900-1961), Segovia. Biblioteca Tomás Navarro Tomás (CSIC). IPCE
Programas de fiestas de San Juan y San Pedro de 1922 y 1935 del Archivo Municipal de Segovia.
Un año de política falangista al servicio de Franco. Editado por la Jefatura Provincial de F.E.T. y de las J.O.N.S. Segovia, 1951.
Plano Guía de Segovia de la República y otro circa 1945 editados por la Junta Provincial del Turismo.
El Adelantado de Segovia del lunes 26 de marzo de 1951, Año LI-Número 15636.
Proyectos de cambios sufridos en el Parador del Norte del Archivo Municipal de Segovia.
Libros de Matrícula de Contribución Industrial del Archivo Histórico Provincial de Segovia.
El apoyo a la divulgación sobre Segovia y continuo aliento de Isabel y Rafa del Archivo Municipal de Segovia.
Mi colección de postales, fotos y guías antiguas de Segovia recopilada en los últimos dieciséis años.

3 comentarios:

Javier dijo...

Muy interesante, gracias por ilustrarnos con la historia de esta Ciudad.
Javier

Mariano Carlos Ballesteros Herranz dijo...

Gracias por: este magnifico trabajo y entrega tuya a, una obra de divulgacion que nos permite conocer a todos los segovianos los orígenes mas o menos lejanos de nuestra cultura. A tu dispdisposición UN SALUDO
Mariano Carlos Ballesteros HERRANZ
AGUILAFUENTE.

PEDRO LUIS PEÑAS dijo...

Agradecido por tus comentarios Mariano. Aunque todavía no he publicado nada sobre tu pueblo todavía, sí te puedo decir que uno de los nombres que cito en http://segoviaymatematicas.blogspot.com.es/2014/09/la-plaza-del-azoguejo-de-segovia-1901.html
RICARDO ALONSO SANTOS procedía de Aguilafuente. Saludos, PEDRO.