sábado, 23 de abril de 2016

EL RESTAURANT DE SUÁREZ (1884-1894)

     La primera noticia que tuve sobre este restaurante fue leyendo los artículos de Vicente Fernández Berzal (1858-1928) que publicó en la primera página de El Adelantado de Segovia con el título Del Segovia Viejo entre 1917 y 1928, días antes de fallecer. En particular, el artículo sobre dicho establecimiento se publicó en noviembre de 1925 y nos decía dónde estaba situado, pero no sabía exactamente el lugar.

      Mantuve en mi memoria varios años el viejo restaurante hasta que conseguí alguna imagen aclaratoria y algunos datos el año pasado, pero ayer los conseguimos comprobar.

       Dice Fernández Berzal "Hace ya mucho tiempo, allá por el año de 1884, existía en la plaza Mayor un restaurant que contaba con numerosa parroquia, y que debió su rápida celebridad a las sabrosas chuletas empanadas y a los exquisitos pestiños que en él se servían".


      Como segoviano no me extrañó nada el que se hablase de chuletas de cordero empanadas hace más de ciento treinta años e incluso en mi casa por tradición familiar tureganense mi madre siempre hace este plato en la cena del 24 de diciembre. Es más, mi madre las hizo, con más de 84 años, estas últimas navidades, chuletas de cordero con besamel y empanadas como la prima de mi abuela la enseñó. 

       Sí me resultó más raro (sigo con mi tradición tureganense) el hablar de pestiños que mi madre aún haciendo centenares de postres y dulces diferentes nunca los ha hecho.


      Además Fernández Berzal nos dice la situación "Dicho restaurant estaba instalado en un edificio de marcado carácter medioeval, y sobre cuyo solar se alza hoy la magnífica casa de don Mariano Larios."

      En seguida supe dónde estaba, pero no lo podía verificar gráficamente hasta que no vi esta foto del fotógrafo toledano Casiano Alguacil que por lo estudiado consideramos que se realizó circa 1889.


      Si hacemos un aumento en la parte izquierda de las casas que se derribaron para construir la famosa casa Larios podemos leer claramente el cartel del restaurant que necesariamente era el de Suárez.


      En el detalle hemos señalado la numeración correspondiente de la zona utilizando el padrón municipal de 1890, y aunque en la foto de Alguacil no se llega a ver la casa del número 35, sí lo podemos aclarar según la foto de Clifford, de 1853, que el amigo Aku Estebaranz nos mostró en su blog.

       Estas cinco casas del número treinta y cinco hasta el treinta y nueve son las que ocupaban el solar según la petición de Mariano Larios Cibatti al Ayuntamiento en 1916 para construir un nuevo edificio cuyo proyecto realizó el arquitecto Francisco Cabello Dodero que es el que permanece en la actualidad.     

      Por los datos del padrón de 1890 el restaurante de Joaquín Suárez permaneció en ese lugar entre 1884 y 1894. Joaquín Suárez Amor, de profesión pastelero, era asturiano (había nacido en 1823 en Muñalén) y estaba casado con una segoviana, Casimira de Pablos, nacida en Martín Miguel.

     En 1884 Joaquín y su esposa, con más de cincuenta años, comenzaron a residir en Segovia. Muy probablemente, con anteriores experiencias, fundaron un establecimiento que seguramente fuera el primer restaurant de Segovia. En esa época todas las guías de viajero hablan de Casas de comidas o de Mesones y nunca con la palabra francesa restaurant que castellanizada se convertiría en restaurante.  

      Fernández Berzal recuerda de su juventud:
  "Aquel establecimiento estaba montado con relativa modestia, pero llenaba holgadamente las condiciones necesarias para satisfacer los deseos de la clientela.
     Allí se reunían, ordinariamente, literatos, militares, periodistas, cómicos y algunos muchachos de rumbo y de buen humor."     

       Después describe a los tertulianos entre los que cabe destacar a él mismo, algunos directores de periódicos del momento (Vicente Rubio y Pepe Ramírez), José Rodao, Bernardo Maeso (como poeta y periodista y no como fotógrafo), el médico Martín Higuera y otros más. También describe el ambiente bohemio.
    "En aquel restaurant, tan en boga por entonces, se improvisaban banquetes, invariablemente presididos por las bellas artistas del teatro de Manzanares; se daban conciertos vocales e instrumentales; se hacía crítica, una crítica despiadada y no simpre justa, de las obras teatrales últimamente estrenadas; y de allí salió alguna producción escénica..."
 
     El restaurant se mantuvo como máximo hasta diciembre de 1894 ya que en el periódico La Tempestad encontramos un anuncio "PEDRO GONZALO ha trasladado su establecimiento a la Plaza Mayor, nº 37, por ampliación de local...". Este era un establecimiento de Ultramarinos como podemos comprobar por anuncio de 1898.


     El riazano Pedro Gonzalo Albertos mantuvo su establecimiento durante veinte años, hasta 1915, que empezó el derrumbe de las cinco antiguas casas. Así estaban las antiguas casas circa 1906.

Foto  de Pierre Petit propiedad del Ministerio de Cultura francés
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Esta entrada se la dedico a todos esos segovianos y segovianas que han fundado en algún momento en Segovia Casas de comidas, Mesones o Restaurantes.
        Todo ha sido posible gracias a:
Las impresionantes fotos segovianas de Casiano Alguacil (1832-1914) y Pierre Petit (1831-1909).
Arquitectura y Urbanismo en la ciudad de Segovia (1750-1950). Miguel Ángel Chaves Martín. Editado por la Cámara de la Propiedad Urbana de Segovia. Segovia 1998.
Antología de Vicente Fernández Berzal. Prólogo y selección de José Montera Padilla. Publicaciones de la Academia de Historia y Arte de San Quirce. Imprenta El Adelantado. Segovia, 1974.
Apuntes para una Guía de Segovia y su provincia de Pedro Hernández Useros. Imprentas provincial y de S. Rueda. Segovia [s.a. circa 1898].
El Adelantado de Segovia diario del sábado 14 de noviembre de 1925, Año XXV-Número 5069.
La Visita de Charles Clifford a Segovia del blog del amigo Aku Estebaranz.
La Tempestad semanario festivo del 30 de diciembre de 1894 dirigido por Vicente Rubio Lorente, Tormenta 777, del Archivo Municipal de Segovia.
Padrones de Segovia de 1880 y 1890 del Archivo Municipal de Segovia.
Proyectos de diferentes edificios y derribos del Archivo Municipal de Segovia.
Las aclaraciones de Isabel y Rafael del Archivo Municipal de Segovia, junto a su aliento y total colaboración para la divulgación de cómo era la Segovia antigua.
Mi colección de fotos, postales antiguas, folletos antiguos de Segovia.

sábado, 2 de abril de 2016

EL HERRADERO DEL ACUEDUCTO (1920-1950)

      Hasta mediados de los años 50 del pasado siglo había un herradero a cuarenta metros del Acueducto para el gran trabajo que los arrieros hacían con bueyes, caballos, burros y mulos. Veamos dónde estaba situado.

       Hacia 1920 podemos ver la fachada del Parador del Norte y delante un potro de herrar ganado, junto a la carretera de San Ildefonso, por debajo de la iglesia de San Justo. 


     Suponemos que ese potro de herrar, que estuvo allí al menos desde 1896, era utilizado para las indicaciones del veterinario Tomás Gómez Olalla. Éste tenía su negocio, desde principios del siglo XX, en la parte izquierda junto al Parador del Norte y hacía esquina con la carretera de Boceguillas. En un detalle fotográfico, tomado desde la carretera de Arévalo, hemos señalado su establecimiento.


      Pero ahora lo que queremos destacar es el edificio de enfrente, en la manzana del Parador del Acueducto, que se ve una puerta carretera junto al poste de la red eléctrica. Ese portón era el acceso al herradero del Acueducto que muy probablemente se instala allí nada más desaparecer el que estaba delante del Parador del Norte. En una foto circa 1928 hemos marcado dónde se encontraba el herradero y apreciamos el tejadillo en el que estaba situado el potro de herrar.


      También hemos señalado la puerta del herradero tomando la foto desde la carretera de Arévalo circa 1930 para que podamos ver la cercanía al Acueducto. En la imagen, vemos como se mantenían los dos postes de la red eléctrica y los dos surtidores que ya estudiamos en su momento. Además, a la izquierda del herradero se encontraba el almacén del Sanatorio del Automóvil.


      Sin embargo, no sabíamos cómo era el herradero por dentro, hasta que no vimos la última digitalización del IPCE del año 2015 de las fotos de Otto Wunderlich (1887-1975). En el siguiente negativo, circa 1927, vemos como hay un carro de bueyes con su dueño en la puerta, con un buey amarrado en el potro de herrar.

Foto de Wunderlich propiedad del IPCE

      Al fondo, vemos la muralla de la ciudad junto a la Casa de las Cadenas y por debajo las casas correspondientes a los primeros números impares de la calle San Juan.

       Todavía podemos ver mejor el potro de herrar en otra imagen de Wunderlich, el buey amarrado con los cuernos bien sujetos para estar inmovilizado lo mejor posible. En la sombra por detrás, el herrador agachado cogiendo una pata, empezando a hacer su trabajo y el dueño de la yunta de bueyes mirando al fotógrafo esperando.

Foto de Wunderlich propiedad del IPCE
   
       Después, los bueyes con herraduras nuevas nada más salir y el arriero con su yunta en la carretera de Bocegillas a los pies del Acueducto.

Foto de Wunderlich propiedad del IPCE
   
      Hemos investigado quién sería el maestro herrador cuando se instala hacia 1918 el herradero en la manzana del Parador del Acueducto, pero no hemos conseguido averiguarlo con certeza. El herrador más probable que se contratase allí a trabajar con unos 24 años es Luis González Vázquez a las órdenes del veterinario Gregorio Martín Borregón. También había en los años 20 en Segovia otro famoso herrador que era Pedro López García, pero descubrimos que trabajaba para la Academia de Artillería, de modo que lo desechamos.

     Pasan los años y es fácil encontrar fotos de ganado vacuno y equino en esa zona porque muy probablemente estaban esperando o bien iban a acceder al herradero. Jesús Unturbe inmortalizó, como no, algunos de esos trabajadores burros con sus dueños en la década de 1940.


      El herradero pensamos que estuvo allí hasta aproximadamente 1950 teniendo en cuenta imágenes aéreas en las cuales se ve que en la zona se hicieron reformas y parece que está quitado el potro de herrar.

  --------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Esta entrada se la dedico al amigo veterinario Carlos Calero, que ya su abuelo también era veterinario y antes había sido herrador.
        Todo ha sido posible gracias a:
Las preciosas fotos de Otto Wunderlich (1887-1975) realizadas en Segovia entre 1920 y 1928. Archivo Wunderlich del IPCE del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
El Acueducto en la fotografía. Colección Sáez-Laguna. Edita Ayuntamiento de Segovia. Segovia, 2009.
Catálogo Monumental de España (1900-1961), Segovia. Biblioteca Tomás Navarro Tomás (CSIC).
Renovación total del Censo Electoral ordenada por Real Decreto de 10 de abril de 1924. Provincia de Segovia. Imprenta Provincial, 1925 de la Biblioteca Digital de Castilla y León..
Proyectos de cambios sufridos en el Parador del Norte del Archivo Municipal de Segovia.
Mi colección de postales, fotos antiguas de Segovia recopilada en los últimos dieciocho años.