miércoles, 31 de agosto de 2016

EL PARADOR DEL ACUEDUCTO (1922-1928)

     Continuamos con la entrada anterior con un segundo periodo del parador entre 1922 y 1928 que se va a caracterizar en éste y en el del Norte por la gran influencia de la evolución y desarrollo de los automóviles en todo tipo de transporte. En este periodo de seis años el Parador del Acueducto tendrá dos propietarios diferentes.

       Entre el 10 y el 18 de mayo de 1922 el industrial Amós Moreno hace una campaña publicitaria en El Adelantado de Segovia para informar de que ha tomado el traspaso del Parador del Acueducto. Del miércoles 10 de mayo mostramos su primer anuncio.


     Como vemos hace hincapié en las ventajas del gran corralón para los carruajes y las caballerías que se encontraba en pleno centro de Segovia muy cerca del Azoguejo.

     Amós Moreno Gacimartín, de Juarros con 35 años con su esposa de Marazoleja, Paulina García Cabrero junto con sus cuatro hijos, de uno a once años, procedentes de Valverde: Onésimo, Bruniguilda, Virgilio y Eugenio se establecen en el Parador y allí permanecerán al frente del negocio poco más de dos años.


    Nada más instalarse Amós pone un anuncio del Gran Parador del Acueducto en el programa de las fiestas de San Juan y San Pedro de 1922 comentando que el hospedaje es para familias o particulares con amplias habitaciones y abundante servicio de comidas.


     Sin embargo, lo más llamativo es que llevan la administración del Automóvil-Correo a Cuéllar. Tengamos en cuenta que los Automóviles-Correos prácticamente acaban de implantarse, porque pocos años antes eran Coches Correos de Caballerías (los primeros con automóvil fueron a San Ildefonso y a Riaza en 1915).


     Podemos comprobar que las administraciones de Automóviles-Correos a Cuéllar son en el Parador del Acueducto y el de Prádena como ya vimos en el Parador del Norte, suponemos por La Serrana, y el de Ávila y Muñopedro en la Confitería de Guillermo Castillo en el Azoguejo. A finales de 1922 sólo había 121 vehículos con matrícula de Segovia y pocos más matriculados en otras ciudades.

    En el bajo de Fernán García Nº 1 que correspondía al bajo del edificio del Parador del Acueducto estaba instalada como ya vimos la tienda de antiguedades de Gil Escribano y no la Alpargatería que hubo anteriormente.

    En el segundo semestre de 1924 el Parador del Acueducto cambia de dueño. Ahora, lo arrienda Segundo Martín al propietario de todo el edificio, Napoleón Maltrana, durante cuatro años y lo mantendrá hasta mayo de 1928.


    Segundo Martín Gozalo, de Aguilafuente de 53 años junto con su esposa, Gregoria Torrego Sanz también de Aguilafuente, han tomado el traspaso y se establecen en el Parador manteniéndose al frente del establecimiento. La parte del corralón con la valla pegada a la carretera de San Ildefonso se mantenía así en 1924.


    Al poco tiempo de tener el arriendo se plantea una explanación de parte del corralón, que como vemos en la foto estaba a dos metros sobre el nivel de la carretera. Para aprovechar el trabajo ajeno ponen el siguiente anuncio en El Adelantado de Segovia entre el 4 y el 8 de junio de 1925.


     Después del vaciado de la tierra aparecieron rocas de gran tamaño que tuvieron que dinamitar de modo que el proyecto de un garaje que Napoleón Maltrana encarga al arquitecto Pagola se terminó en agosto de 1925. En la memoria dice
     "La obra que se trata de ejecutar consiste en la construcción de un local-garage, situado en el patio del parador del Acueducto y con sus fachadas principales a éste patio...La superficie a edificar es de 528,00 metros cuadrados...Constará de dos puertas de acceso de carruajes de 2,40 mts de lúz en planta y dispuestas una de ellas en el trozo de fachada que linda con la Carretera de Segovia á La Granja y la otra en la fachada al patio orientada al Norte"

    El proyecto se aprobó en la sesión de la Comisión Municipal Permanente del 9 de septiembre de 1925 con la firma del alcalde Tomás Sanz. Durante los cuatro años de los arrendatarios de Aguilafuente el corralón se transformará construyéndose en él una nave para aserradero y un garaje algo diferente en las cubiertas al proyectado, para la empresa de transporte con automóviles La Serrana de Timoteo González que se mantuvieron hasta 1961.

    Según pasan los años en 1927 en la fachada de Fernán García ya sabemos que se mantenía la tienda de antigüedades en el Nº 1. Entre los arcos del Acueducto se leía bien entre las ventanas superiores el cartel en forma de arco de GRAN HOSPEDERÍA DEL ACUEDUCTO y debajo entre los dos primeros balcones HOSPEDERÍA.


     En el arco siguiente del Acueducto a la derecha se leía la continuación del cartel entre dos balcones DEL ACUEDUCTO y debajo el cartel de gran leyenda de Gil Escribano.

Foto propiedad del IPCE, Archivo Wunderlich
 
    Además, para finalizar, queremos mostrar la auténtica entrada al establecimiento que correspondía como podemos leer en la foto al Nº 7 de la calle Fernán García. Esa entrada llevaba a la recepción y cruzando esa especie de túnel al corralón.


     Como vemos los arrieros descansaban a la sombra del portal y en el interior a la derecha ya se ve construido el garaje de La Serrana. Ese portal, con ligera pendiente por el desnivel, del que Ramón Gómez de la Serna describe en su novela:
      "Por la puerta del comedor se veía también cómo los carros entraban en el portal de la posada, yendo hacia el corralón, como pasajeros que entran en su casa."

     En 1928 los arrendatarios de Aguilafuente tenían casi sesenta años y lo traspasan en mayo de 1928 a Timoteo González, dueño de La Serrana desde 1922. Timoteo, con gran intuición para los negocios, era perfectamente consciente del gran aumento del transporte con automóviles que desde que tenía su garaje, finalizado en 1926 con teléfono número 33, a cuando arrienda el Parador del Acueducto se habían matriculado en Segovia más de trescientos vehículos.

Continuará
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Esta entrada se la quiero dedicar a todas y todos los que sienten pasión por saber como fue Segovia y cómo se ha ido transformando.
      Todo ha sido posible gracias a:
La foto de Otto Wunderlich, con número de inventario WUN-05480_P propiedad del IPCE introducida en el catálogo en 2015 para disfrute de todos. 
El secreto del Acueducto de Ramón Gómez de la Serna. Edición de Carolyn Richmond, segunda edición. Ediciones Cátedra. Madrid 2000.
Programa de Ferias y Fiestas de junio de 1922 del Archivo Municipal de Segovia.
El Acueducto en la fotografía Colección Sáez-Laguna. Editado por el Ayuntamiento de Segovia. Segovia 2009.
Estampa, Año 2, Núm 81, revista ilustrada semanal del martes 30 de julio de 1929.
Padrones Municipales entre 1922 y 1928 del Archivo Municipal de Segovia.
Historia de las comunicaciones en Segovia de Mariano Gómez de Caso Estrada editado por Caja Segovia, Obra Social y Cultural, Segovia 2004.
El Adelantado de Segovia, miércoles 10 de mayo de 1922, Año XXII-Núm 3120.
El Adelantado de Segovia, jueves 4 de junio de 1925, Año XXV-Núm 4941.
El Adelantado de Segovia, sábado 9 de junio de 1928, Año XXVIII-Núm 6028.
Web SITIO DE LAS MATRÍCULAS ESPAÑOLAS de David Urios Mondéjar.
El apoyo en la divulgación sobre Segovia y aliento continuo de Isabel y Rafa del Archivo Municipal de Segovia por su gran disposición para buscar esos detalles tan decisivos.
Mi colección de postales, fotos, láminas y revistas antiguas de Segovia recopiladas en los últimos dieciocho años.

miércoles, 24 de agosto de 2016

EL PARADOR DEL ACUEDUCTO (1914-1922)

    Ahora vamos a mostrar la primera época del Parador del Acueducto, como tal, aunque tiene antecedentes como el Hotel Europeo de Sylvain Cambon en 1907.

    De 1907, recién terminado el gran edificio en el número 2 de la carretera de Boceguillas junto al Acueducto que suponemos encargado por Napoleón Maltrana al arquitecto Joaquín Odriozola, a 1913 los datos del establecimiento como hotel o fonda son difusos y dificultosos de estudiar.

     Así podemos ver hacia 1911 desde la torre de San Justo el gran edificio, que engloba al parador, cuya fachada principal estaba en la calle de Fernán García, paralela al Acueducto, gracias al amigo Juan Francisco Sáez que amablemente nos ha facilitado la imagen.


     En cambio, hemos conseguido estudiar con detalle como Felipe Pérez comienza su vida como dueño del parador en 1914 y acaba con su traspaso en 1922.

      Felipe Pérez Trapero, del Cubillo con 24 años, junto con su esposa, la tureganense Inés Adrados Herrero se instalan en Segovia hacia 1912 y deciden comenzar una nueva vida en la capital. Desde el 16 de mayo hasta el 3 de junio de 1914 hacen una gran campaña publicitaria del Parador en el Diario de Avisos.

    En pleno embarazo de su hija primogénita María han tomado el Parador y lo inauguran el 20 de mayo de 1914.


     El anuncio en El Adelantado de Segovia ya es con el nombre específico de Gran Parador y Hospedería del Acueducto y a efectos de fincas está asignado como Fernán García Nº 1, ya que la entrada del edificio anterior sin transformar estaba allí. En la imagen de Kurt Hielscher, hacia 1915, hemos señalado la parte principal de las habitaciones del parador en el gran edificio.


      En la fachada de Fernán García, tomada desde el Azoguejo, podemos leer en la pared el cartel de Hospedería en la foto de Josep Salvany y Blanch de 1915.

Foto propiedad del Fondo fotográfico Salvany de la Biblioteca de Catalunya

    El gran emprendedor de El Cubillo debió mejorar las instalaciones en la parte del corral haciendo cuadras para facilitar a los arrieros su trabajo, de modo que en junio de 1915 en el programa de fiestas insertaba el siguiente anuncio.


      En la publicidad nos dice "... cuya fachada da frente al Acueducto... Todas sus habitaciones son exteriores e independientes... Comedores en la planta baja, independientes y en mesitas separadas". En particular, Ramón Gómez de la Serna en su novela El Secreto del Acueducto, epígrafe XV, nos hace grandes descripciones de las instalaciones del Parador:
     "...al Gran Parador del Acueducto, donde tenían reservado el número 7, la habitación de más luz de la casa, presentada la cama con la colcha que sirvió a la posadera el día de su boda (...)
       El comedor era sombrío, con una ventana en lo alto, adornado con bodegones (...)
      Por la puerta del comedor se veía también cómo los carros entraban en el portal de la posada, yendo hacia el corralón, como pasajeros que entran en su casa. (...)
       Un viejo rezagado se sentó a comer en un rincón de la mesa larga."

    Tras varias investigaciones consideramos que redactó la novela en el verano de 1921 para publicarla en 1922 por primera vez y en su Automoribundia, capítulo LXXXVII,  nos dice:

     "Cuando escribí mi novela El Secreto del Acueducto estuve mes y medio a cordero asado en el Parador del Acueducto de Segovia y aprendí la maravillosa manera de comer de los arrieros..."
  
   En el anuncio el posadero además hace hincapié en las instalaciones del corralón "Grandes cobertizos para carruajes, carros y ganado; espaciosas e higiénicas cuadras, abrevadero, garaje, depósitos para mercancías y una enorme desuelta de ganados; única que existe en esta capital en establecimientos de esta índole".
     
    Ramón, en la novela citada, nos hace esta preciosa descripción nocturna del corralón:
     "En el corral del parador sonaban los cencerros de la luna, y aquella cencerrada tupida del corral lleno de bueyes repanchingados sobre el suelo, pero nerviosos y desazonados..."

    Todas las descripciones anteriores del corralón se ajustan bien a la imagen que tenemos circa 1916.


      Vemos claramente en esta perspectiva cómo hay construidos cobertizos, utilizados para la suelta de carros, cuadras y todo el solar bien cercado. No se aprecia demasiado, pero se puede ver la puerta de la parte adosada al edificio grande que formaba el pasadizo al corral, que tenía asignado el Nº 7 de Fernán García.

     Entre 1916 y 1921 la zona se está convirtiendo en el gran foco de concentración para todos los arrieros de la provincia y las diligencias para transporte de viajeros, ya que como vimos el Gran Parador del Norte justo a diez metros del corralón acababa de hacer su ampliación y reforma. Además justo al lado estaba el herradero del Acueducto para facilitar el mantenimiento de los animales de carga.

    En ese momento en Segovia apenas había automóviles, a finales de 1920 tan sólo había 61 vehículos con matrícula de Segovia y pocos más con matrículas de otras provincias. Básicamente las únicas matrículas eran las de los carros. Así, nos lo describe Ramón sugerentemente en su novela:
     "Pasaban por debajo de sus puertas más carros de los que él podía imaginarse, muchos que venían a pagar la renta, otros a vender, todos con sus letreros en que ponía el pueblo y el número del carro en su matrícula 'Encinillas, núm 13', 'Perogordo, 18..."

    Durante esos años los posaderos del Acueducto, Felipe Pérez e Inés Adrados, tuvieron dos hijas más, Fuencisla y Juana. Pero el trabajo debía ser agotador y antes de abril de 1922 abandonan el negocio del Parador del Acueducto porque el 10 de mayo de 1922 ya consta que ha sido traspasado al segoviano Amós Moreno, de Juarros.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Esta entrada se la quiero dedicar a todas y todos los que sienten pasión por saber como fue Segovia.
      Todo ha sido posible gracias a:
La foto facilitada por el amigo Juan Francisco Sáez Pajares.
La foto de Kurt Hielscher propiedad de la Hispanic Society of America.
El secreto del Acueducto de Ramón Gómez de la Serna. Edición de Carolyn Richmond, segunda edición. Ediciones Cátedra. Madrid 2000.
Programa de Ferias y Fiestas de junio de 1915 del Archivo Municipal de Segovia.
El Acueducto en la fotografía Colección Sáez-Laguna. Editado por el Ayuntamiento de Segovia. Segovia 2009.
Fondo fotográfico Salvany, imágenes de Josep Salvany i Blanch de Segovia de 1915, de la Biblioteca de Catalunya.
Web del profesor Joaquín Bérchez Gómez.
Padrones Municipales entre 1912 y 1922 del Archivo Municipal de Segovia.
Libros de Matrícula de Contribución Industrial  de 1905, 1906, 1907 y 1908 del Archivo Histórico Provincial de Segovia.
El Adelantado de Segovia, miércoles 20 de mayo de 1914, Año XIV-Núm 2507.
El Adelantado de Segovia, viernes 22 de mayo de 1914, Año XIV-Núm 2509.
El Adelantado de Segovia, miércoles 10 de mayo de 1922, Año XXII-Núm 3120.
Diario de Avisos, martes 19 de mayo de 1914, Año XVI-Núm 4626.
El apoyo en la divulgación sobre Segovia y aliento continuo de Isabel del Archivo Municipal de Segovia por su incansable disposición para buscar esos pequeños detalles tan decisivos.
Mi colección de postales, fotos y revistas antiguas de Segovia recopiladas en los últimos dieciocho años.

sábado, 13 de agosto de 2016

LA GASOLINERA DE PETRONILO (1936-1962)

      La gasolinera junto al Acueducto desde mis primeros recuerdos de infancia fueron como la gasolinera de Petronilo y yo, en particular, no conocí los otros surtidores que coincidieron con ella, desde 1941 hasta 1961. En las últimas fiestas de Segovia, hablé con uno de sus actuales propietarios, RANI S.L. y con su buena disposición a facilitar material y las imágenes antiguas que yo disponía me puse a estudiar cómo se había realizado.

      En esta entrada queremos mostrar principalmente cómo se fue transformando la fisonomía urbanística de la zona a los pies de la iglesia de San Justo durante un periodo de veinticinco años.

       En  el verano de 1928 el cerro de San Justo y el Salvador se encontraba así:


      En la plazuela de la calle Alamillo hay tres viviendas y bajando a la carretera de San Ildefonso hay unos grandes árboles, junto a una gran escalinata.

      Pasan unos años y circa 1932 en un claro día vemos mejor la casa de Alamillo Nº 3 propiedad de los herederos de Sebastián Vázquez con una huerta y su valla a la carretera de San Ildefonso junto con la escalera de acceso desde la plazuela de Alamillo.


       El exceso de luz en la fotografía no nos deja apreciar la gran escalinata que había para bajar desde San Justo a la carretera, pero como luego veremos es algo significativo en la creación de la nueva gasolinera. De otra foto postal circa 1934 hemos hecho una ampliación para poderla ver bien.


     En enero de 1936 la madre de Petronilo, Manuela Escorial, encarga al arquitecto Pagola el Proyecto de Estación de Abastecimiento de automóviles ya que su padre había fallecido dos años antes. Paralelamente en ese mes Petronilo ha comprado la casa junto con su jardín, marcada en rojo en la foto, a Paulino Arranz. S. Manuel Pagola se pone manos a la obra y consigue el visado del colegio de arquitectos a finales de marzo de 1936. El proyecto supone comprar varios trozos de terreno, junto con el que ocupa la gran escalinata, al Ayuntamiento y ceder para la alineación con la carretera una parte del jardín.


       Además, supone quitar la anterior escalinata desplazándola a la derecha y hacer una nueva más estrecha. Como toma parte de la plazuela del Alamillo supone que la inclinación de la escalera aumentará y tendrá más pendiente (ese es mi recuerdo de infancia, la gran pendiente de esa escalera).


     El alzado hacia la carretera tendría una parte con dos fosos de engrase y un espacio para lavado y después tres postes distribuidores de combustible con sus correspondientes depósitos subterráneos. En las condiciones de la jefatura de Obras Públicas para construir la nueva estación de abastecimiento había un tiempo de ejecución de dieciséis meses desde la concesión del 6 de abril de 1936.


      El proyecto tuvo la autorización del Ayuntamiento con la firma del alcalde el 29 de abril de 1936, pero muy probablemente el estallido de la guerra en julio hizo retrasar la realización del proyecto. Disponemos de una foto de la guerra de 1937 o 1938 en la cual podemos ver cómo se han realizado los muros de carga y el habitáculo para engrase y lavado. Está acotado perfectamente todo el solar y se ha hecho la alineación con respecto a la carretera, junto con los cinco árboles que están reflejados en el proyecto.


      Suponemos que la obra se quedó parada más de un año para conseguir en la zona nacional los tres depósitos de combustible, y los tres postes surtidores. Tenemos que en la guerra el recibo de la contribución de riqueza urbana del tercer trimestre de 1938 y el último trimestre de 1939, acabada la guerra, los sigue pagando el propietario a fecha de 1933 (obsérvese el escudo republicano en 1938).


      La primera contribución industrial a nombre de Manuela Escorial es de 1942, es decir que muy probablemente la gasolinera entró en servicio en el año 1941. La realización del proyecto, excepto la torre con el reloj, era muy fiel y al poco tiempo de su inauguración, en mayo de 1947, se podía ver así desde el Acueducto.


     De las tres casas de la plazuela del Alamillo quedaban las dos siguientes, más cercanas a la iglesia de San Justo. A partir de finales de 1950 se aprueba una mejora en la carretera nacional 601 a su paso por Segovia de modo que, como ya vimos en la entrada del Parador del Norte, se va a realizar un ensanchamiento a lo largo de 1951 en la carretera de San Ildefonso, frente a la gasolinera.


     Todo ello lo vemos reflejado en esa imagen aérea de 1952 y con otra toma desde el postigo circa 1958 viendo el alzado de la estación de abastecimiento. En ese momento ya se había cambiado el nombre tres años antes por avenida del Padre Claret.


     Para terminar, con el derribo del Parador del Acueducto en 1961 la zona se mantenía similar a diez años antes y en la gasolinera instalaban un cartel de Estación de Servicio en el voladizo.


      En 1982 la estación de servicio se traspasó a los fundadores de RANI S.L. y Petronilo Pérez Escorial, que estudió en la Academia de Artillería entre 1924 y 1930, falleció en Segovia en 1994 con 88 años.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Esta entrada se la dedico en homenaje a los fundadores de RANI S.L. y a sus hijos que son sus propietarios desde 1982, en especial a Luis por su afición de documentos postales históricos.
       Todo ha sido posible gracias a:
Proyecto de Estación de Abastecimiento de automóviles (Segovia) de S. Manuel Pagola Bireben de 1936 del Archivo Municipal de Segovia.
La documentación y foto facilitado por los propietarios de RANI S.L.
Arquitectura y Urbanismo en la ciudad de Segovia (1750-1950) de Miguel Ángel Chaves Martín. Editado por la Cámara de la Propiedad Urbana de Segovia. Segovia 1988.
Un año de política falangista al servicio de Franco. Editado por la Jefatura Provincial de F.E.T. y de las J.O.N.S. Segovia, 1951.
El Adelantado de Segovia del sábado 11 de junio de 1994, Año XCIV-Núm. 28737.
El Adelantado de Segovia del martes 14 de junio de 1994, Año XCIV-Núm 28739.
Libros de Matrícula de Contribución Industrial de 1936 a 1942 del Archivo Histórico Provincial de Segovia.
El apoyo a la divulgación sobre Segovia y continuo aliento de Isabel del Archivo Municipal de Segovia para disfrutar de la Segovia pasada.
Mi colección de postales, fotos y guías antiguas de Segovia recopilada en los últimos dieciocho años.