lunes, 20 de febrero de 2017

LA CONFITERÍA Y PASTELERÍA "YUSTE" (1911-1923)

     La confitería Yuste era una de las tres que había en la Plaza Mayor, llamada entonces de la Constitución, a principios de la década de 1910. Dos de ellas se encontraban justo pegadas al Ayuntamiento, comenzando por orden numérico, en el Nº 2 Bausa, en el Nº 42 La Suiza y terminando en el Nº 46 Yuste

       Se mantuvo la confitería Yuste en el mismo lugar durante veintiséis años. Pasados más de catorce años pasará a llamarse La Fuencisla que era el nombre que los propietarios dieron a sus populares yemas segovianas.

      A finales de 1910 se instalan en Segovia, procedentes de Escarabajosa de Cabezas, Pablo Yuste y su esposa Fermina López teniendo ambos ya más de cincuenta años. Sustituirá a la confitería que tenía Lope Tablada Lagar (bisabuelo del actual pintor), pero el local era propiedad de Lorenzo Herranz y la inauguración será en la primavera de 1911.


      Como podemos ver en la publicidad, de junio de 1911, Pablo Yuste es el nuevo dueño del negocio y es típico vender licores y champagne para el público distinguido. Prácticamente todos los hoteles y fondas de la capital se encuentran en la Plaza Mayor o muy cerca, como el del Comercio en el Nº 24 de la calle Infanta Isabel.

     En sus comienzos, el encargado directo del establecimiento será su yerno Juan Delgado. El establecimiento tenía una fachada de madera con motivos florales esculpidos en la madera y pintada toda ella de blanco. Había unas ventanas en la portada con óvalos alargados muy decorados.

   
     Pablo Yuste mantiene inicialmente la misma publicidad en los programas de fiestas de San Juan y San Pedro del año siguiente.


       Durante cuatro años el negocio va prosperando y hacia 1914 su yerno y su hija se instalan con sus hijos en la vivienda por encima del establecimiento que era tan típico en esa época. Pero un acontecimiento grandioso a nivel nacional, como es la coronación canónica de la Virgen de la Fuencisla va a impulsar enormemente el negocio. En septiembre de 1916 se desmonta casi todo el quiosco de la Plaza Mayor para conseguir el mayor esplendor posible del acto y así podemos ver el establecimiento desde la calle Infanta Isabel poco tiempo después con su toldo extendido.


     Si observamos bien la fotografía centenaria podemos ver que delante de la confitería se situaba un vendedor de obleas con su barquillera y algunas sillas recogidas junto a la columna del Ayuntamiento porque con el buen tiempo se instalaba la terraza y también servían cervezas y refrescos.

     Necesariamente todo el acto celebrado el 24 de septiembre de 1916 se aprovechó por parte de las confiterías para hacer unas cajitas de yemas como recuerdo.


      Como vemos en la fotografía de Marín que se publicó en la revista Nuevo Mundo se instaló un trono con unos enormes tapices de la catedral en la fachada del Ayuntamiento. Justo a continuación de los decorativos tapices se encontraban enrollados los toldos de la confiterías: Yuste a la izquierda y Bausa a la derecha. En el centro se ve la lona que cubría el desmonte del quiosco.

      Necesariamente en el balcón encima de la pastelería se encontraría toda la familia de Pablo Yuste, que estaba decorado con una tela que combinaba castillos y leones y en la planta siguiente la bandera de España.


     El tiempo pasa y el negocio se había ampliado con una sucursal en la calle Juan Bravo, llamada La Vascongada. En los primeros días de enero de 1917 lógicamente hacen publicidad en El Adelantado de Segovia de los roscones de Reyes y vemos que el establecimiento de la plaza tiene de teléfono el Nº 94.


     Como vemos la sorpresa de los roscones no es una figurita si no una moneda de plata y en el anuncio de marzo como siempre hace hincapié en las yemas de Segovia, los famosos caramelos de café con leche y otros dulces tipicos de la geografía española e incluso habla de mantecados chinos. Actualmente correspondería al edificio del Nº 40 de la calle Juan Bravo.

    Durante los años siguientes en la familia de los encargados Juan Delgado y Julia Yuste sufren el fallecimiento de dos de sus hijas a los pocos meses de su nacimiento. Es 1918 la época de la famosa epidemia de gripe, llamada en el resto del mundo, gripe española.

     La confitería sigue funcionando muy bien y llega la década de 1920, pero la sucursal se abandonó. Podemos ver cómo anuncian sus yemas en el programa de fiestas de San Juan y San Pedro de 1922 con la nueva numeración de la plaza.


     En la Plaza Mayor de nuevo han montado el quiosco de música que amenizaban con sus interpretaciones la banda de la Academia de Artillería con su director Constancio Maldonado y la banda La Popular del impresor y librero Carlos Martín. Lo podemos ver en esta imagen, muy probablemente del verano de 1923, con su toldo extendido y los niños mirando curiosos hacia la cámara.


     Si nos fijamos, las acacias de la Plaza Mayor han sido plantadas hace poco tiempo y se ven las sillas de mimbre que tenían en las terrazas, unas correspondían a la confitería Yuste y las más cercanas a la calle Escuderos al bar La Alegría.

     En ese verano de 1923 ocurre un trágico suceso, el propietario de la confitería, Juan Delgado Muñoz fallece el 1 de agosto de 1923 con tan solo cuarenta y cinco años dejando viuda a su esposa, Julia Yuste, con cuatro hijos entre quince meses y catorce años.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
     Esta entrada se la dedico a la familia Yuste López y todos sus descendientes. En especial, a la nieta María Teresa y a todos los segovianos y segovianas que se dedicaron a endulzarnos la existencia.
     Todo ha sido posible gracias a:
Las aclaraciones y confirmaciones de datos y fechas de la segoviana María Teresa Delgado.
La foto de la Plaza Mayor de Segovia Nº 3 de la serie El Turismo Práctico, Clisé 10784. A. Martín Editor.  
Crónica de la coronación de la Santísima Virgen de la Fuencisla el 24 de septiembre de 1916. Carlos de Lecea y García. Imprenta Prensa de Segovia. Plaza de San Martín, 5. Segovia 1917.
La foto de la tapa de la caja de yemas que conserva el amigo Nacho Davía.
Programas de Ferias y Fiestas de junio de 1911, 1912  y 1922 del Archivo Municipal de Segovia.
Padrones Municipales entre 1910 y 1920 del Archivo Municipal de Segovia.
Mundo  Gráfico, miércoles 27 septiembre de 1916, Año VI-Núm 257.
Nuevo Mundo, 6 de octubre de 1916, Año XXIII-Núm 1187, ambos de la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional.
El Adelantado de Segovia, jueves 4 de enero de 1917, Año XVII-Núm 4284.
El Adelantado de Segovia, miércoles 7 de marzo de 1917, Año XVII-Núm 4337.
El Adelantado de Segovia, jueves 12 de diciembre de 1918, Año XVIII-Núm 4560.
El Adelantado de Segovia, jueves 2 de agosto de 1923, Año XXIII-Núm 4794.
El apoyo en la divulgación sobre Segovia y aliento continuo de Isabel y Rafa del Archivo Municipal de Segovia por su gran disposición para buscar esos detalles tan decisivos.
Mi colección de postales, fotos, y revistas antiguas de Segovia recopiladas en los últimos diecinueve años.