sábado, 27 de mayo de 2017

II CONSEJO NACIONAL DE LA SECCIÓN FEMENINA EN SEGOVIA, enero de 1938, 1ª parte

    Hace más de seis años descargué unas imágenes encontradas en Internet que constaban como del Archivo del Romancero y reconocía a falangistas en Segovia, pero que no sabía exactamente de cuando podían ser hasta que empecé a investigar detenidamente cuando Dionisio Ridruejo Jiménez (1912-1975) estuvo residiendo en Segovia antes de 1937, que en su momento contaremos detalladamente. 

      La primera vez que Dionisio Ridruejo estuvo en Segovia fue interno, con diez añitos, en el colegio de los Hermanos Maristas a partir del curso 1922/1923, según sus memorias, pero no especifica que dormía, ni más ni menos, en el propio Torreón de Lozoya donde se encontraba el colegio de los Maristas en ese momento. Tampoco cita que en esa época el 50% de los profesores del colegio eran de nacionalidad francesa.

     Cuando conseguimos deducir exactamente la fecha del acontecimiento, empezamos a dar sentido a las imágenes. Comprobamos que son fotogramas de una película, que seguramente el propio Dionisio promovió en sus cargos ejecutivos de Falange, y un mes después sería nombrado Jefe del Servicio Nacional de Propaganda del Ministerio del Interior del Gobierno de Franco en la zona nacional. Los primeros Consejos Nacionales de Sección Femenina se realizaron durante la guerra civil en ciudades de la zona nacional empezando en Salamanca en enero de 1937.

      El segundo Consejo Nacional de Sección Femenina se realizó en Segovia entre el sábado 15 de enero y el domingo 23 de enero de 1938 clausurándose al día siguiente en Ávila. Utilizando El Adelantado de Segovia, la edición de ABC de Sevilla y revistas de Sección Femenina o Falange vamos a dar sentido a lo que reflejan todas las imágenes conseguidas.

      Muy probablemente mediante Dionisio Ridruejo, que era consejero nacional de la F.E.T. y de las JONS se trajeron falangistas de todos los pueblos y otras ciudades y comenzarían concentrándose con todos los de Segovia el sábado quince en el Azoguejo. Según el diario segoviano La ciudad ha prestado su adhesión a estas solemnidades permaneciendo con los balcones engalanados y cerrando el comercio durante toda la mañana. Después, irían en desfile multitudinario subiendo por la calle de San Juan dirigiéndose a la plaza de la Constitución que todavía no se había cambiado el nombre como plaza de Franco. Nada más acabar el Consejo, en la sesión del miércoles 26, el Ayuntamiento acordaba el cambio por unanimidad, a propuesta del concejal Gasso.


      A las diez de la mañana las jefes provinciales de Falange Española Tradicionalista comenzaron a acudir a la plaza de la Merced para recibir allí a la Jefe nacional. Al mismo tiempo mientras unas autoridades se dirigían a la iglesia, otras se reunían en el Ayuntamiento para esperar allí la hora de comenzar las honras fúnebres por los que cayeron por la Causa. En el atrio de la iglesia de San Miguel se colocó la banda de música de la Academia de Artillería. Precisamente la jefe provincial de la Sección Femenina en Segovia era la hermana de Dionisio, Ángela Ridruejo Jiménez, pero además seguro que asistieron sus otras dos hermanas, Eulalia y Cristina también afiliadas a Falange.

      Próximamente a las diez y media los sonoros acordes del himno de la Falange anunciaron la llegada de Pilar Primo de Rivera, de las congresistas y de la Sección Femenina de Falange. El público escuchó el himno con el brazo en posición de saludo. Desde finales de abril de 1937 era obligatorio el saludo nacional del brazo extendido al escuchar el Himno Nacional o los cantos de F.E.T y de las JONS. En los libros de la Sección Femenina de 1940, acabada la guerra decían:
    Los falangistas adoptaron el saludo romano, porque era un saludo imperial, y saludando brazo en alto, alegremente, cayeron los primeros camaradas.
      El Caudillo, en el año 1937, dió una orden haciendo del saludo falangista el saludo oficial de España.
      Debemos hacer siempre nuestro saludo pensando en su significado de grandeza, y tratando de conseguir que sea, con su gracia y su dignidad, una señal externa de nuestro estilo falangista.

      Y continúa la crónica de los actos inaugurales en El Adelantado:
     En el centro de la iglesia se había colocado un severo túmulo, rodeado de hachones y al lado una monumental corona de laurel. En los sitios preferentes de la iglesia de San Miguel se situaron Pilar Primo de Rivera y todas las autoridades civiles y militares, incluido el propio Dionisio y el jefe provincial de F.E.T. y de las JONS de Segovia, Luis Hermosa Álvarez, que después sería el esposo de Angelita Ridruejo y cuñado de Dionisio.

      El obispo de la Diócesis tomó asiento en un trono colocado al lado del Evangelio.
      Daban guardia al túmulo varios milicianos de Falange con armamento.
    Se ofició un solemne oficio de difuntos y la misa de Requiem, interpretada por nutridos coros y a gran orquesta.
    Al final de la misa, el señor obispo, revestido de pontifical y ayudado por varias dignidades de la Santa Iglesia Catedral, rezó un solemne responso ante el severo túmulo.
     Con esto terminó la ceremonia religiosa, en honor de los Caidos, con la que Falange Española Tradicionalista ha querido comenzar los actos del Consejo. 

      Después toda la comitiva partiendo desde la iglesia de San Miguel realizó el camino a pie a la inversa que recorrió Isabel de Castilla el día de su coronación para llegar al Alcázar. Vemos a Pilar Primo de Rivera junto con sus compañeras, Dora Maqueda... y el obispo de Segovia Luciano Pérez Platero, junto con uno de sus ayudantes, que podría ser Aurelio del Pino en la calle Infanta Isabel.


     Y es que para Pilar Primo de Rivera la reina Isabel era todo un símbolo de grandeza y utilizó su inicial de castellano antiguo, para nombrar su publicación, Y , Revista de las Mujeres Nacionalsindicalistas, publicada entre 1938 y 1945. 


     A la llegada de toda la comitiva a la explanada del Alcázar podían apreciar en la torre del homenaje una gigantesca cruz de madera de unos 20 metros de alta con una gran corona de laurel en la base y en la terraza de las almenas bajas se habían colocado banderas bicolor y de la Falange. Todo ello, era para hacer un homenaje a los caidos en la plaza del Alcázar.

Portada revista Y de la Biblioteca Nacional

      Pilar Primo de Rivera, la secretaria nacional Dora Maqueda, y la jefe provincial de la Sección Femenina Angelita Ridruejo, se situaron frente  al público, en la almena principal del Alcázar.
     Se había instalado un potente servicio de amplificadores para que los discursos pudieran ser escuchados en toda la plaza.

      El acto comenzó con una alocución desde la almena baja izquierda de Agustín Aznar Gerner Seguid vuestra callada labor que España sabrá un día, lo sabe ya, lo que debe a sus mujeres. En la imagen se puede apreciar a un hombre fortachón con traje oscuro de falangista, que será Agustín Aznar ya que como decía Dionisio Ridruejo era un hombre gordo de 120 kilos...


         A continuación el homenaje consistió en la interpretación del Himno de la Falange y Oriamendi con todo el público en silencio con el brazo en posición de saludo. En el periódico dicen:

       La emoción se reflejaba en todos los rostros. en este momento solemne estamos seguros de que en todos los labios había una plegaria por los mejores, por los que cayeron por defender la causa de la España eterna, de la España, una grande y libre.
        
       Terminado el homenaje en la explanada, después en el interior del Alcázar, en el salón del trono, Pilar Primo de Rivera hizo el discurso de apertura del Consejo y Seguidamente, por indicación de las congresistas, el prelado invocó al Espíritu Santo para que ilumine las tareas del Consejo, rezándose las preces de rúbrica y un Padrenuestro.

Foto propiedad del IPCE, Archivo Loty.

     Como podemos ver en 1938 el trono de los Reyes Católicos del Alcázar de Segovia no se encontraba en la misma sala que actualmente, que tiene el techo con un precioso artesonado octogonal mudejar.


       Al día siguiente, el domingo 16 de enero, continuaban todas las actividades del Consejo.
    Las congresistas se reunieron en la Universidad Popular y los profesores del Consejo pronunciaron las primeras lecciones de los distintos temas, abriéndose después debate sobre ellos.

     Suponemos que los profesores del Consejo a los que se refiere, de esos primeros días, eran algunos de los consejeros nacionales, del partido único por decreto Nº 255 de abril de 1937, F.E.T. y de las JONS: Pilar Primo de Rivera, Dionisio Ridruejo y Agustín Aznar. Continúa El Adelantado de Segovia:

      A las cinco y media de la tarde, el consejero nacional Dionisio Ridruejo pronunció un interesante discurso sobre "Nación, Unidad e Imperio". 



      Camaradas del II Consejo Nacional de la Sección Femenina.
      Forzosamente al llegar esta hora tengo que cambiar ante vosotras el tono de la voz, porque no es igual el régimen de nuestras sesiones ordinarias, en las que todos hablamos, que el régimen de esta sesión, en la que a mi me habéis elegido como protagonista.
    Comienzo el curso sobre las ideas nacionalsindicalistas, o doctrina del Movimiento español, que sirve de base al estado actual y tomo como tema primero, anunciado en programa, los primeros puntos iniciales de nuestra doctrina, que se comprenden bajo el título de "NACIÓN, UNIDAD E IMPERIO"...

      Dionisio se refiere, sin duda, al primer epígrafe de los 27 puntos del programa de F.E. de las JONS que se habían realizado en octubre de 1934 antes de que Franco decidiese formar con los requetés el partido único. Poco después, terminada la guerra, en 1940, se publicarán los 26 puntos del Movimiento Nacional, que son los anteriores quitado uno y cambiando alguna palabra.

Detalle procedente de Heráldica Hispánica
Continuará con el resto de los días del Consejo
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      Esta entrada se la dedico a todos los descendientes de Dionisio Ridruejo que amablemente han cedido el importante archivo de su padre, especialmente a su hijo Dionisio.
       Todo ha sido posible gracias a:
la web cuestadelzarzal.blogia.com, 12 septiembre 2010, Romancero de la Cuesta del Zarzal.
Y Revista de las mujeres Nacionalsindicalistas, Año I, Número 2, marzo 1938 de la Biblioteca Nacional.
Con fuego y con raíces, CASI UNAS MEMORIAS. Dionisio Ridruejo. Edición al cuidado de César Armando Gómez. Editorial Planeta. Barcelona, 1976.
Dionisio Ridruejo, la forja de un demócrataDirigido por Jorge Martínez Reverte. Guión Agustín Tena y Jordi Gracia. Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales. Madrid, 2005.
La foto del Archivo Loty, del IPCE, número de inventario 02048_P de la sala del trono del Alcázar de Segovia realizada circa 1930 por Antonio Passaporte. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.
la web Heráldica Hispánica. Los XXVI puntos del Estado Español (1940).
El Adelantado de Segovia, sábado 15 de enero de 1938, Año XXXVIII-Número 10592.
El Adelantado de Segovia,  lunes 17 de enero de 1938, Año XXXVIII-Número 10593 de su Hemeroteca.
ABC Sevilla,  domingo 16 de enero de 1938, Año Trigésimo Cuarto, pág 15.
El apoyo en la divulgación sobre Segovia y aliento continuo de Isabel y Rafa del Archivo Municipal de Segovia por su gran disposición para buscar esos detalles tan decisivos para disfrute de todos.
Mi colección de postales, fotos, y revistas antiguas de Segovia recopiladas en los últimos diecinueve años.

domingo, 14 de mayo de 2017

EL INTERNADO DE DIONISIO RIDRUEJO EN SEGOVIA (1922-1924)

      Dionisio Ridruejo Jiménez nace en El Burgo de Osma (Soria) el 12 de octubre 1912, como él dijo una villa episcopal, excelente repostería y escaso entusiasmo por las artes y las ciencias en su entrevista con Ana G. de Enterría meses antes de fallecer. Hijo de Dioniso Ridruejo Marín (1841-1915) y de Segunda Jiménez Ridruejo (1881-1970), sobrina carnal del marido, cuarenta años más joven que él. Don Dionisio Ridruejo era propietario al menos de dos tiendas de tejidos Casa Ridruejo, la central en el Burgo de Osma y otra en algún otro lugar.

       En 1915 fallece su padre con setenta y cuatro años dejando viuda a Segunda con treinta y cuatro años y cuatro hijos del matrimonio: Eulalia, Ángela, Dionisio y Cristina que tienen entre siete y un añito. A partir de este momento se formará la Sociedad Jiménez Ridruejo y Cía con los tíos de Dionisio y su madre. Con esta sociedad aumentarán el número de sucursales de tejidos en las décadas de 1920 y 1930 instaladas principalmente en localidades de la vieja Castilla. 

     Hacia 1922 Casa Ridruejo instala una sucursal en la calle Juan Bravo Nº 12 de Segovia que se mantuvo cambiando de dueños hasta la década de 1980. El segoviano Esteban Iglesias Serrano y su esposa Gregoria Jiménez Ridruejo serán los propietarios de esta sucursal empadronados en la calle Juan Bravo Nº 4. Ambos, provenían de Burgo de Osma donde habían nacido sus dos hijos mayores, Esteban y Fermín.

      En conclusión, doña Segunda interna a su hijo Dioniso en el curso 1922/1923 en un acreditado centro, que había comenzado dos cursos antes instalado en el palacio segoviano del Marqués de Lozoya, sabiendo que su hermana pequeña Gregoria, recién instalada en Segovia, puede ayudar en cualquier imprevisto de su hijo, que cumplirá el día del Pilar diez años. Los estudios que va a comenzar son los iniciales de la segunda enseñanza para el título de Bachillerato Elemental.


       La entrada al patio del noble palacio circa 1919 con las letras en el suelo del cartel del Diario de Avisos que estaba en el Torreón justo antes de instalar el Colegio de los Hermanos Maristas realizada por Otto Wunderlich.


     Veamos con detalle el reportaje que Francisco Rebollo hace para La Tierra de Segovia el 15 de septiembre de 1920 sobre las instalaciones del Colegio de los Hermanos Maristas con fotos de Tirso Unturbe para comenzar su andadura segoviana.

      Nada más acceder por el gran portón del Torreón de Lozoya nos encontramos con una especie de zaguán. A la izquierda el acceso al patio mostrado anteriormente semi abandonado y a la derecha el acceso a las bodegas del palacio.


      Los dormitorios para los niños internos tenían amplitud y mucha luz. Se encontraban situados alrededor del gran patio interno.


      Como podemos apreciar tres camas con sus sillas, una cómoda y algún reclinatorio con el crucifijo colgado en la pared. Además, el oratorio para los rezos en grupo o individuales.


      Pero también era muy importante para los alumnos internos la alimentación. En particular, el comedor estaba situado en la sala palaciega de la chimenea según vemos en el reportaje.


     Doña Segunda consideró, muy probablemente, en la decisión del internado la asistencia al centro de muchos hijos de la burguesía segoviana de la época. En particular, siendo alumno externo el que posteriormente, como ya mostraremos, uno de sus íntimos amigos segovianos cuya amistad se mantendría durante toda su vida, Francisco de Cáceres Torres nacido en 1911.


      Las instalaciones académicas eran adecuadas con un número de alumnos no muy numeroso y con amplias condiciones de espacio. En el caso de la segunda enseñanza en el curso de 1920/1921 era de 50 alumnos, uno de los hermanos profesores comenta en la entrevista que asisten a las clases del Instituto acompañados siempre de los hermanos y tienen horas de estudio en el colegio bajo la vigilancia de los mismos.


      El adecuado patio de recreo de arena bien cerrado entre la edificación del palacio y la calle del Grabador Espinosa.


      Un anuncio del programa de ferias y fiestas de junio de 1922 es la referencia para el curso que comenzará Dionisio como alumno interno.


       Además, consciente de que realizaría estudios posteriores su madre tendría en cuenta que en la publicidad del colegio en 1920 decía ingresaron todos los presentados a ingreso en el Instituto. Pero incluso para estudios superiores en el propio centro se disponía en junio de 1922 de una academia preparatoria para el ingreso principalmente en la Academia de Artillería.


     Respecto a sus profesores en el colegio de los Hermanos Maristas hemos podido comprobar utilizando el padrón municipal de 1923 que hay doce profesores, seis españoles y seis franceses. de modo que prepararían muy bien el idioma francés. De los profesores españoles, cuatro eran gallegos y dos de León.

      Dionisio en la última etapa de su vida recuerda sus primeras salidas del Burgo de Osma con diez años, a Madrid, Valladolid y Segovia. De sus viajes a Madrid y Valladolid no tiene buenos recuerdos porque en ambos casos fueron para consultas médicas o intervenciones quirúrgicas. Por eso dice:

    Sólo a Segovia viajé verdaderamente. Aquella ciudad pequeña me fascinó y aún me queda su encanto, que luego tuve ocasión de renovar con morosidad.

      La amistad con Francisco de Cáceres Torres debía ser muy grande por la pasión de ambos por la lengua castellana y se acentuaría muy probablemente cuando el propio día de su cumpleaños, el 20 de abril de 1924, Francisco se queda huérfano de madre con trece años, ya que Dionisio conocía bien esa experiencia en sus propias carnes desde nueve años antes. Una de sus primeras poesías dedicadas con nombre propio, fechada en 1930 y publicada en 1935 será a Francisco de Cáceres.

      De nuevo Dionisio en sus Casi unas memorias al recordar sus internados desde 1922 comenta:

      El primero, en Segovia, fue bastante libre y me unió afectivamente a la ciudad que ha sido una de las más decisivas en mi vida, pues volvería a ella, por libre elección, en la primera de las fechas que acabo de anotar.

     Finalmente, después de intensas búsquedas, conseguimos el expediente académico personal de Dioniso Ridruejo en el Instituto que corresponde a los cursos 1922/1923 y 1923/1924.


      En el verano de 1924 Dionisio Ridruejo Jiménez abandonaría Segovia e iría a pasar el verano a Burgo de Osma junto a su madre y sus hermanas recordando agradablemente su residencia palaciega segoviana de juventud.


      Cuando vuelve a Segovia hacia abril de 1933 para residir durante dos años su antiguo internado está ocupado por el colegio de las Madres Concepcionistas debido a que el colegio de los Hermanos Maristas será construido en la calle San Agustín, pero será motivo de otro estudio más relacionado con sus inicios de escritor como ya veremos.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
      Esta entrada se la dedico a todos los descendientes de Dionisio Ridruejo que amablemente han cedido el importante archivo de su padre, especialmente a su hijo Dionisio.
       Todo ha sido posible gracias a:
La Tierra de Segovia, miércoles 9 de septiembre de 1920, Año II-Número 400 del Archivo Municipal de Segovia.
Programa de Ferias y Fiestas de junio de 1922 del Archivo Municipal de Segovia.
Con fuego y con raíces, CASI UNAS MEMORIAS. Dionisio Ridruejo. Edición al cuidado de César Armando Gómez. Editorial Planeta. Barcelona, 1976.
Dionisio Ridruejo, la forja de un demócrata. Dirigido por Jorge Martínez Reverte. Guión Agustín Tena y Jordi Gracia. Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales. Madrid, 2005.
Los Unturbe fotógrafos de Segovia. Acu Estebaranz. Junta de Castilla y León, Consejería de Educación y Cultura. Valladolid 2000. [¡Gracias Aku! por todo tú trabajo de investigación fotográfica].
El Torreón de Lozoya. Juan de Vera, edición revisada y ampliada por Manuela Villapando. Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia, Obra Social y Cultural. Madrid, 1991.
A todos mis compañeros del Claustro del Instituto Andrés Laguna, en particular a toda su Junta Directiva que me vieron mover y mover los libros de expedientes antiguos archivados.
El apoyo en la divulgación sobre Segovia y aliento continuo de Isabel y Rafa del Archivo Municipal de Segovia por su gran disposición para buscar esos detalles tan decisivos.
Mi colección de postales, fotos, y revistas antiguas de Segovia recopiladas en los últimos diecinueve años.